Cómo cultivar berenjenas en maceta cómo un auténtico profesional

Rellenas, guisadas, a la parrilla o preparadas de diversas maneras, la berenjena en cualquier forma es una verdura muy sabrosa. Esta planta subtropical, cuya patria es en realidad la India, llegó a África en el siglo IX gracias a los árabes y a Europa solo en el siglo XV. Sin embargo, la berenjena tuvo que esperar más de cuatro siglos para que su popularidad se disparara por todo el mundo. Hoy en día es una de las verduras más populares y sobre todo más consumidas no solo en Europa sino en medio mundo.

Cultivar berenjenas en maceta puede parecerte imposible, sin embargo a lo largo de este artículo, vamos a mostrarte cómo hacerlo de una forma sencilla. Eso sí, por desgracia tendrás que esperar un tiempo para poder disfrutar de tus propias berenjenas cultivadas, pero por lo menos tendrás tiempo para pensar como las quieres cocinar.

Características de la berenjena

Como suele ocurrir con las especies exóticas, en el laberinto de sus nombres y descripciones comunes, el único identificador fiable es el nombre botánico. La berenjena, de nombre solanum melongena, es un pariente cercano de los tomates que se cultivan en nuestro clima. El nombre popular de berenjena, que utilizamos nosotros, en realidad es el resultado final del juego del «teléfono sordo» llevado a cabo durante siglos por comerciantes y marineros. Probablemente la palabra «vatingana», que significa «fruta en forma de huevo» en sánscrito, repetida por árabes, persas, turcos, franceses, italianos y portugueses se convirtió en berenjena.

Por otro lado, debemos de precisar que la berenjena es culinariamente una verdura, pero en realidad es una fruta, pues cuenta con semillas en su interior.

Berenjena en crecimiento en una maceta

Cultivar berenjenas en maceta

La berenjena rica en vitaminas ha tenido un lugar permanente en la cocina india durante miles de años. En una marcha victoriosa por el mundo, se ha convertido en un alimento básico en la región mediterránea y en Turquía. Durante el invierno o en zonas de bajas temperaturas, esta planta termófila requiere cuidados especiales. En primer lugar, asegúrate de que la temperatura esté constantemente por encima de + 15 °C.

El cultivo en macetas permite que las berenjenas frescas lleguen a la mesa en condiciones climáticas favorables, directamente desde el balcón o la terraza. A la berenjena le gusta el calor agradable y mucha luz. Esta es la razón principal por la que la berenjena se considera una planta anual. Sin embargo, tiene muchos años de crecimiento en su tierra natal. Aquellos a los que les gustan los experimentos pueden intentar invernar o cultivar berenjenas en maceta en el interior. Hay variedades híbridas de berenjena que son más tolerantes a las condiciones de calor. Nuestra recomendación es que si te vas a lanzar al cultivo de berenjenas, sobre todo si lo vas a hacer en maceta o en un huerto urbano te decantes por este tipo de variedades.

Cultivar berenjenas en maceta: posición y sustrato

La posición de la berenjena debe ser soleada y cálida en primer lugar. A la sombra, es mejor no intentar poner una maceta de berenjenas ya que posiblemente su crecimiento sea nulo y terminen por morir al poco tiempo. Lo mejor es elegir un lugar cerca de la pared de la casa ya que las paredes se calientan durante el día y almacenan calor y lo irradian por la noche. La berenjena ciertamente no protestará contra tal calentamiento durante la noche.

Así mismo, importante para el cultivo exitoso de berenjenas es el tamaño de la maceta. Debe tener un volumen de al menos 10 litros. Para obtener una buena cosecha, es necesario garantizar la calidad adecuada del sustrato. El sustrato para la berenjena debe ser humus, fértil y bien drenado. El valor de pH óptimo está entre 6,3 y 6,9.

Si tienes una mesa de cultivo puede convertirse en tu mejor amigo ya que cultivar berenjenas en maceta es perfectamente posible, pero hacerlo en una mesa de cultivo puede hacer crecer tus berenjenas de una forma rápida y espectacular.

Berenjenas en una maceta: plántulas y plantación

Como la berenjena es una planta que germina muy lentamente (tarda de 2 a 6 semanas), las semillas deben sembrarse a fines de enero, a más tardar a principios de marzo, y colocarse en el alféizar de la ventana, con el objetivo de aprovechar el mayor número de semanas de temperaturas cálidas. Si vives en una zona de calor, donde las temperaturas suelen ser elevadas no importa la época del año que elijas para sembrar tus berenjenas.

Una temperatura entre 20°C y 25°C es necesaria para el desarrollo de las plántulas. Las semillas se presionan en el suelo a una profundidad de 1-2 centímetros y se cubren ligeramente. Tan pronto como las semillas hayan brotado y aparezcan las primeras hojas, las berenjenas jóvenes se pueden acolchar. Es mejor tomar macetas pequeñas para esto, en las que las plántulas pasarán más tiempo; incluso, de esta forma pueden desarrollarse mucho mejor.

Riego, fertilización y poda de las berenjenas

Berenjena

Las plántulas de berenjena deben regarse regularmente, de lo contrario, la fruta no será lo suficientemente grande. Hay que recordar que en las macetas la tierra se seca más rápido que en los macizos de flores y es necesario regarlas con más frecuencia. Ya sea que la berenjena se cultive en el suelo o en una maceta, el exceso de humedad puede provocar la pudrición de la raíz.

La berenjena necesita grandes cantidades de nutrientes para crecer. Un buen comienzo para las plantas jóvenes es alimentar el suelo con compost. En la etapa principal de desarrollo en verano, es necesaria la fertilización regular con fertilizante de tomate.

En el caso de la berenjena, conviene quitar los brotes laterales. Como resultado, la planta gasta más energía en los brotes restantes; así, al retirarlos, se enfocará en la producción de frutos. Como regla general, solo quedan 2-3 brotes principales y todos los brotes laterales se eliminan regularmente. A diferencia de los tomates, es mejor usar un cuchillo afilado para evitar infecciones. Cuando las flores comiencen a formarse, no deje más de 2-3 frutos en cada brote.

Cultivo de berenjenas en el interior

La pasión por el calor y una fuerte aversión a las temperaturas inferiores a 15 °C hacen que las berenjenas se cultiven mejor bajo techo. Dependiendo de las posibilidades del jardinero aficionado, puede ser un invernadero, un túnel de aluminio o una carpa de aluminio. El microclima favorable de un espacio cerrado, la temperatura adecuada y la luz suficiente, de hecho, aseguran abundantes cosechas de esta baya vegetal llamada berenjena.

Además siempre puedes cultivar berenjenas en maceta en alguna zona interior ya que la planta es bastante bonita y llamativa. Eso sí, recuerda cuidarla igual o más que si la tuvieras en una zona exterior, ya que el calor a cualquier hora del día será mayor y por tanto su necesidad de agua o nutrientes también crecerá.

¿Preparado para comenzar a cultivar berenjenas en maceta como si fueras un auténtico profesional?

Te puede interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

NESTRAS REDES SOCIALES

1,011SeguidoresSeguir
43SeguidoresSeguir
574SeguidoresSeguir

LO + VISTO